A Trump-malabú y la carcundia les duele José Martí

Ramón Pedregal Casanova*

El marabú, esa ave tan denigrada”

DE NUESTRO CORRESPONSAL EN KENIA

No he visto […] peor ave de mal agüero que el marabú.” (The World’s Wild Places—Africa’s Rift Valley.)

De la multitud de aves que habitan el continente africano, pocas han recibido críticas tan severas como el marabú. La gente por lo general dice que es ruin, despreciable y maligno. Por lo visto, tiene un grave problema de relaciones públicas.

¿Le atraen las aves de figura elegante y trino melodioso? Pues el marabú no tiene ninguna de esas virtudes. Como la cabeza y el cuello carecen de plumas y son de color rosado, presenta más bien un aspecto sombrío y triste. Además, cuando llega a adulto, de la garganta le cuelga un saco inflable de tono rojizo parecido a una corbata gruesa, el cual, según la mayoría de la gente, no le hace ningún favor a su apariencia. No obstante, el doctor Leon Benun, director del Departamento de Ornitología del Museo Nacional de Kenia, nos recuerda que “el que ese saco nos parezca feo a nosotros no significa que lo sea para el marabú”. Lo cierto es que nadie sabe todavía qué función biológica cumple esa papada.

Sus hábitos de alimentación tampoco contribuyen mucho a cautivar a los observadores. Para empezar, es carroñero, pero se sabe que si no encuentra cadáveres, caza otros pájaros a fin de satisfacer su voraz apetito. No sorprende que tanta gente sienta una profunda aversión hacia él.”


No es su papada-contenedor-cubo-tacho del que no se sabe que función cumple, aunque se supone que es almacen de carroña-comida basura, el mismo Trump ha declarado que es su comida preferida. No es el detritus que defeca por su particular agujero de mierda. No es su piel quemada por los infrarrojos que se aplica para tener el color rosaceo de un cerdo. No es su sucia boca-pico de escarbar en los cadáveres ni su lengua agusanada por lanzar gruñidos estentóreos, insultos y amenazas al mundo. … No. Si usted siente aversión hacia Trump-malabú, desde su pútrida lengua hasta la carcundia antisocial de la que forma parte, es por su falta de alguna virtud.

No crea que el Malabú, el simple Malabú, no tiene virtudes, ya lo creo que las tiene. Trump se queda sólo con aquello que repugna.

¿Le atraen las aves de figura elegante y trino melodioso?; usted sabe que no es el caso del pájaro carroñero de la foto, usted sabe que ese pájaro es conocido como Trump. Tras publicarse ese retrato de éste malabú, reunió a la prensa y mandó que lo retirasen, o, de lo contrario, … amenazó, perseguiría a cualquier periódico hasta cerrarle. Y la foto desapareció, menos aquí: ya se pueden reir de él.

Ustedes pueden ver que la imagen es la de un carroñero. Por su condición de carroñero imperial, su naturaleza, su vuelo sobre el mundo es conducido con el odio de clase hasta sus presas, que son las clases trabajadoras. Se le oye su antipatía, su repugnancia, su hostilidad imperial en cuanto abre el pico.

A su aspecto físico le acompaña su afección psíquica, conocida públicamente por los datos que él mismo ha hecho saber, datos de gran valía:

Dice escuchar dentro de su cabeza un chirrido, agudísimo, que le causa cefaleas, lo que nos recuerda el mismo sonido agudo estruendoso que produce el despegue del avión militar en la pista del Guantánamo, territorio ocupado a Cuba, donde el imperio tiene la prisión ilegal.

Otra cosa que escucha sin principio ni fin dentro de su cabeza, lo que le produce, dice, lesiones cerebrales, es el timbre sonando y sonando a todas horas con que su carcundia mercenaria tortura día y noche en las prisiones secretas que mantiene por el mundo.

Un tercer ruido inacabable que él mismo produce dentro de su calavera y le causa pérdidas de audición, es el estallido de las bombas que tira por el mundo:

Tan sólo en los 6 primeros meses de 2017 Trump y su clase habían tirado 20.650 bombas, el 80% de las bombas que Obama y su sector del imperio había tirado en todo 2016.

Trump y su clase, en esos seis primeros meses han quintuplicado el número de operaciones letales en Yemen, Somalia y Paquistán.

Trump y su clase, en esos 6 primeros meses asesinaron un 67% más de civiles en las guerras de Siria e Irak, según la misma ONU.

Tiene otros terremotos mentales, con los que no voy a entretenerles, terremotos que se produce a él mismo.

No es preciso ser médico para saber que Trump no está sano, que su enfermedad es la que genera su clase. El ánsia de dominio del mundo les ha convertido en seres extremadamente peligrosos, y que algunos de ellos, en busca de las condiciones más favorables para sus intereses, quieren convencernos de que sus diferencias carroñeras con malabú-Trump tienen un diagnóstico psíquico y púramente personal.

No. Hay que decir otra vez No. El diagnóstico sobre la salud de Trump y su buscado apartamientode la presidencia, lo que desean los carroñeros restantes que disputan a Trump y los suyos, no acabará con la avaricia que genera la clase del mismo imperio, porque si cambiasen el que hace de gerente en EEUU, no cambiarían sus objetivos. El trapicheo de cargos no es más que el ascenso de una fracción de la gran burguesía que hasta entonces estaba contenida. También es posible que la clase en el poder no lo ostente una nueva fracción, sino que la misma fracción cambie de pájaro carroñero-parlante en el momento, o para el tiempo que esperan.

Desde luego la situación interna del país no puede ser más desastrosa, los problemas económicos arrastran una pobreza extrema que ha convertido a EEUU en el país más desigual del mundo. Hace años que las estadísticas dan cifras de más de 50 millones de personas viviendo bajo el índice de pobreza. Hoy mismo se ha informado que el servicio público de abastecimiento de agua de EEUU reparte agua radiada, con lo que pone en peligro de tener cáncer a cerca de 180 millones de personas. Pero además, EEUU es un país violento e inseguro. Sólo en 2016, según los datos ofrecidos por el FBI, que no es sospechoso de ser de izquierda, hubo 17.250 asesinatos en el país. Hay denuncias de otros centros porque no se cuentan otros muchos que doblarían el número. Las ciudades o los Estados más peligrosos son Chicago, con 941 asesinados; Baltimore (Illinois), con 430 asesinados; Washinton, con 136 asesinados, y les siguen Houston, Milwaukee, Nueva York, Los Ángeles, …

En 2016 la cifra de personas acribilladas a balazos se elevó a 114.994. Una verdadera guerra interna. ¿Deberían pedir la mediación internacional?.

En EEUU 9 de cada 10 personas tienen armas.

Todos estos datos son oficiales, y teniendo en cuenta que hay un gran número de asesinatos, tiroteos, y asaltos que no se registran, según declaran algunas agencias oficiales, EEUU es un país súmamente peligroso.

Y no hablamos del número de presos, el mayor del mundo, ni de las cárceles donde se hace trabajo esclavo, entre el 20% y el 30% de la produción de EEUU sale de esos lugares tenebrosos. Tampoco hablamos de los crímenes racistas, … ni nos paramos a hablar de las felicitaciones del Ku Klux Klan a Trump. No hay suficiente espacio.

No he visto peor ave de mal agüero que el malabu Trump imperial. De la garganta le cuelga un saco inflable. Es carroñero, pero se sabe que si no encuentra cadáveres caza otros pájaros a fin de satisfacer su voraz apetito. No sorprende que tanta gente sienta una profunda aversión hacia él. Eso dice el World´s Wild Places.

Trump, su clase burguesa imperialista, tiene muchos dolores de cabeza, pero en el caso en que ha manifestado uno hasta darle dimensión psíquico-física es el causado por Cuba independiente. Por Cuba independiente sufre más cefaleas, más migrañas, tiene más lesiones cerebrales. Cuba Revolucionaria viene resistiendo a la presión del imperio desde 1959, y ahora para colmo de los dolores de cabeza del malabu Trump, debido a tanto fracaso, el pájaro se ha empeñado en hacer campaña contra el turismo norteamericano a la isla: si en el 2016 viajaron a la isla 620.000 estadounidenses, en 2017 el número de estadounidenses que han visitado la isla ha superado el 1.200.000. No quiere que la población estadounidense conozca un país habitado por un pueblo pacífico y amante de su soberanía, cosa que él no puede ofrecer, pues él sólo busca carroña.

Al pueblo estadounidense no le duele la cabeza cuando visita Cuba. A Trump y su carcundia les duele que el pueblo estadounidense visite un país antiimperialista y solidario con los pobres de la tierra, esos con quiere su suerte echar, con todo el que lo necesita.

Esa pequeña isla tiene una gran influencia ética en los pueblos del mundo, ética política proveniente de José Martí. En próxima fecha, el 28 de Enero, se conmemora el aniversario de su nacimiento en 1853, y su muerte en combate, enfrentando a las tropas coloniales españolas, se produciría el 19 de mayo de 1895; se recordarán sus palabras, las que a EEUU tanto le afectan hoy: “No hay democracia política donde no hay justicia económica”.

Refiriéndose a los obreros asesinados en Chicago, por los que conmemoramos el 1º de Mayo, dijo de EEUU: “Cómo esta república por su culto a la riqueza ha ido cayendo en los mismos vicios de los imperios”.

Con sentido solidario dejó dicho: “Esclavo es todo aquel que trabaja para otro que tiene dominio sobre él. Con los oprimidos había que hacer causa común, para afianzar el sistenma opuesto a los intereses y hábitos de mando de los opresores”.

Y dejó dicho de Marx, él que no era socialista:“Como se puso del lado de los débiles, merece honor” “No fue sólo movedor titánico de las cóleras de los trabajadores europeos, sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas, y en los destinos de los hombres y hombre comido del ansia de hacer bien” “Marx estudió los modos de asentar al mundo sobre nuevas bases, y despertó a los dormidos, y les enseñó el modo de echar a tierra los puntales rotos”. De ese interés por la clase trabajadora se desprendieron sus versos: “Con los pobres de la tierra / Quiero yo mi suerte echar”.

Entendió bien que junto a la lucha por la independencia, para que esta triunfase, debía darse la lucha por la liberación social.

Armando Hart Dávalos en su “Discurso en dos ríos” pronunciado en el 80 aniversario de la muerte de José Martí, recuperó sus palabras: “Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber -puesto que lo entiendo y tengo ánimos con qué realizarlo- de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso”. También nos recuerda que “cuando Martí fundó el Partido Revolucionario Cubano, esbozó su programa y proclamó que debíamos prepararnos para enfrentar “al Norte revuelto y brutal que nos desprecia””.

En otro momento Martí advirtió del peligro de los intereses de la reacción patriotera:“El patriotismo es censurable cuando se le invoca para impedir la amistad entre todos los hombres de buena fe del universo, que ven crecer el mal innecesario, y le procuran honradamente alivio”.

Vivió en la época de la colonia española y Martí sabía quién era el enemigo principal, de ahí que su esfuerzo lo dirigiese contra el entonces enemigo principal. Aunque murió por las balas de los colonialistas españoles, las palabras de Martí, como vemos, están hechas del tiempo y Trump-malabú y su clase imperial no soportan su derrota definitiva, que se dio en 1959: eso es lo que les produce las cefaleas, las migrañas, los mareos, … fuego a sus oídos.

Con toda dignidad les salen al paso las palabras de Martí enfrentándose al imperio españól: “No puede combatirse con medios de respeto a los que, por encima de todo respeto, saltan y rompen”. Y dejó las siguientes palabras para los pueblos sobre el que se anunciaba enemigo del Norte: “Los pueblos de América son más libres y prósperos a medida que más se apartan de los Estados Unidos”.

Julio Antonio Mella, habló de José Martí recogiendo su espíritu político:“Internacionalismo significa, en primer término, liberación nacional del yugo extranjero imperialista y, conjuntamente, solidaridad, unión estrecha con los oprimidos de las demás naciones”.

La enseñanza de Martí ha tenido en Cuba a los mejores continuadores desde 1959, Cuba hoy“lleva sus pantalones largos”, como dice una canción de Carlos Puebla: por eso, a Trump-malabú y la carcundia imperialista, les nace y se les mantiene constante, en el interior de su cabeza, todo tipo de dolores y trastornos psíquicos, es un problema de clase.


*Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: “Gaza 51 días”, “Palestina. Crónicas de vida y Resistencia”, “Dietario de Crisis”, “Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero”, y “Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios”. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisión Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.