Trump invade Siria

por Daniel McAdams, Ron Paul Institute.

Aunque el ejército sirio, con su aliada Rusia, ha hecho significativos avances contra el ISIS en la última semana, el Washington Post informa hoy de que el presidente Trump, por primera vez, ha enviado fuerzas regulares de EEUU a ese país en formación de combate.

Esto significa una escalada sin precedentes en la implicación de los EEUU en la guerra de Siria y se produce sin autorización del Congreso, sin autorización de la ONU y sin autorización del gobierno sirio. En resumen, ilegal en tres sentidos.

Según el Washington Post, marines de los EEUU se habrían desplegado desde sus buques en el Mediterráneo y habrían establecido una base avanzada en suelo sirio desde donde podrían ejecutar fuego artillero contra el “cuartel general” del ISIS en Raqqa. El Washington Post continúa:

“La fuerza de marines en el terreno incluye parte de una batería de artillería que puede disparar los poderosos obuses de 155 mm. desde los Howitzers M777”, declararon dos oficiales bajo condición de anonimato debido a lo delicado del tema. La unidad expedicionaria, el Equipo de Desembarco del 1er Batallón, 4ª Brigada de Marines, manejará los cañones y y proveerá de fuego de apoyo a las fuerzas locales que, respaldadas por los EEUU, están preparando el asalto a la ciudad. Es probable que haya infantería adicional para garantizar la seguridad de la unidad.

El pasado 5 de marzo, RT divulgaba imágenes de un convoy militar de los EEUU penetrando en Siria cerca de Manbij. Los medios de comunicación dominantes silenciaron inicialmente la noticia, pero hoy, el Washington Post confirmó que las tropas pertenecían al 75º Regimiento de Rangers del Ejército, en vehículos Stryker.

Lo que es importante de comprender en esta repentina escalada en la implicación de los EEUU es que si esta “carrera a Raqqa” la ganan los militares estadounidenses en lugar de las fuerzas del gobierno sirio, las posibilidades de que los EEUU devuelvan el territorio al gobierno de Assad es prácticamente nulo. En otras palabras, esta operación tiene muy poco que ver con echar al ISIS de la Siria oriental y mucho con la intención de los EEUU de penetrar en ella como una permanente avanzada desde donde puedan, por ejemplo, continuar con el plan original neocon/israelí/saudí de “cambio de régimen” en Siria.

EEUU está haciendo una apuesta militar sobre una parte muy importante del territorio de soberanía sirio. Algo que, ni siquiera Obama, con su extraordinariamente temeraria política en Oriente Próximo, se atrevió a hacer.

¿Cómo reaccionarán los rusos a este acontecimiento?

¿Cómo reaccionarán los rusos si la actividad militar de EEUU sobre el terreno empieza a amenazar a las fuerzas rusas que operan en Siria (con el consentimiento del gobierno legítimo del país)?  Con la política de Trump de “llevarse bien” con Rusia hecha jirones por los nombramientos de Nikki Haley en la ONU y de Fiona Hill en el NSC, ¿cómo podrá haber cambiado la visión rusa de las acciones de EEUU en Siria desde lo que pudo ser hace un mes?

No nos equivoquemos: esto es una enorme noticia. Y una muy mala noticia.


Publicado originalmente, en inglés, el Global Research, 9 de marzo de 2017.

(Traducido por Manuel Pardo y Alistair Ross para el Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s