Y el genio escapó de la botella…. Una visión de la Revolución Bolivariana de Venezuela en marzo de 2018.

Ángeles Maestro.  Red Roja

Hay una guerra abierta contra el pueblo venezolano y nos concierne directamente. El silencio o la pasividad son cómplices necesarios del crimen.

El imperialismo yanki está reproduciendo contra el pueblo venezolano los mismos mecanismos, la misma lógica que le ha llevado a generar 327 golpes de Estado en 25 países latinoamericanos entre 1902 y 2002. Una y otra vez, el gobierno del país que invierte en gasto militar el 40% del total mundial, el triple que China y 9 veces más que Rusia, ha lanzado todo su arsenal desestabilizador sobre cada pueblo que ha intentado hacerse dueño de sus recursos y construir su propia historia . Los mecanismos son siempre los mismos:

  • La guerra mediática que criminaliza las acciones de cada gobierno para levantar a su pueblo contra él y, sobre todo, para descargar sus potentes mecanismos de manipulación informativa sobre otros pueblos. El objetivo es aislar, romper todos los mecanismos de solidaridad.

  • El bloqueo económico y financiero. La provocación del desabastecimiento mediante el asedio y el sabotaje, al que se une el aislamiento financiero, para a continuación atribuir al gobierno la responsabilidad sobre sus consecuencias.

  • La guerra social, utilizando mecanismos abiertamente fascistas para provocar la escalada de la violencia y, en definitiva, la desestabilización.

  • El asesinato del liderazgo revolucionario.

  • El golpe de Estado militar, orquestado por las agencias de inteligencia del imperio y ejecutado por una parte de la jefatura de las fuerzas armadas locales, al que le sigue la guerra abierta contra el pueblo si hay resistencia.

Ése es el arsenal de guerra que, procedente de EE.UU., pero también de diferentes países de la UE y de socios locales de las grandes potencias, cayó contra la misma Venezuela, Paraguay, Guatemala, Nicaragua, Brasil, Argentina, Bolivia y un larguísimo etcétera en América Latina, pero también contra la URSS, Vietnam, Corea, Ucrania, Iraq, Libia, Siria, República Democrática del Congo, Burkina Faso y decenas de países en todos los continentes, incluyendo la guerra fascista contra la II República española.

Similar maquinaria, que incluye todos los tipos de guerra, es la que derrocó al gobierno de la Unidad Popular en el Chile de Allende y es la que se estrella, mil veces derrotada, contra la Revolución cubana.

Y no es sólo el imperialismo norteamericano. La UE, y especialmente el Estado español que tiene poderosos intereses económicos en América Latina, secunda ejecutando su parte del guión e interviene de forma creciente en los procesos de desestabilización de los países en los que tiene presencia.

Todo ésto es tan evidente, el guión – mil veces repetido – es tan fácil de identificar que la inevitable pregunta de por qué las autodenominadas izquierdas europeas, miran para otro lado o colaboran directamente con el imperialismo, se convierte en una acusación.

En Madrid, la actuación de la alcaldesa Manuela Carmena, sostenida por Podemos, con doce de sus concejales apoyando la recepción en el Ayuntamiento a los familiares del golpìsta Leopoldo López, autor intelectual e instigador de la guarimba fascista de 2017 que dejó decenas de personas asesinadas, sólo puede ser calificada de colaboración criminal. Exactamente lo mismo que la vergonzosa moción votada por la alcaldesa, junto a PSOE, Ciudadanos y PP para «exigir a las autoridades venezolanas la inmediata liberación de Leopoldo López, Antonio Ledezma y todos los presos políticos actualmente encarcelados en Venezuela»1.

Y esa colaboración criminal de las élites políticas de la susodicha izquierda permanece impune, coadyuva decisivamente a la ignorancia de los pueblos en la medida que contribuye a dar credibilidad y legitimar la cotidiana manipulación mediática.

La guerra económica contra Venezuela y sus formas de resistencia.

La historia de la Venezuela Bolivariana ha sido, como la de todos los pueblos que enfrentan el imperialismo, la historia de la guerra económica, que es una guerra de exterminio.

El terrorismo adoptó explícitamente la cara del fascismo en 2017. Los asesinatos de decenas de personas, muchas quemadas vivas, el incendio de universidades, escuelas, centros de salud, medios de transporte no bastaron para derrotar a un pueblo y a un gobierno que optó por el recurso a la participación popular llamando a la votación de su Asamblea Constituyente.

La criminal intentona desestabilizadora del año pasado intentó consumar lo que la guerra económica no consiguió. Estas fueron, y siguen siendo, sus armas:

  • Hundimiento de los precios del petróleo durante cuatro años consecutivos. En 2016, el barril de petróleo cotizaba a 22 dólares, provocando una caída de los ingresos estatales del 87%. Mientras tanto el riesgo/país medido por las agencias imperialistas, como bien sabemos, se dispara y Venezuela debe pagar la deuda más cara del mundo

  • Provocación del desabastecimiento de alimentos, medicinas y piezas industriales. Se ejecuta, no mediante caídas en la producción sino acaparamiento y sabotaje en la distribución ocasionando sobreprecios abusivos en el mercado negro. A ello se une el embargo comercial impuesto que impide la llegada a Venezuela de las compras gubernamentales de estos productos.

  • Hundimiento del bolívar mediante la inflación inducida. Para definir su valor en intercambios comerciales se aplica como Factor de Conversión el valor de la moneda en el mercado negro; pasa así de cambiarse a 1 dólar por 50.000 bolívares, a 1 dólar/200.000 bolívares. Este mecanismo altera también los precios internos con la consiguiente inflación y encarecimiento de la producción.

  • Sanciones financieras con el objetivo de aislar a Venezuela del sistema financiero internacional.

  • Esta escalada de sanciones económicas por parte de EE.UU. y la UE, concretadas en la orden Ejecutiva de Obama en 2015, intensificada por Trump, basa sus ataques en la identificación de Venezuela como “Amenaza inusual y extraordinaria para la Seguridad y la Política Exterior de los EE.UU”.

La resistencia del pueblo, que incluye formas importantes de construcción de poder popular como las Comunas, ha sido la respuesta. Como dijo recientemente Faustino Covarrubias, director del Centro de Investigaciones sobre la Economía Mundial, de Cuba, la resistencia es el canto a la vida, frente al clamor y destrucción y muerte.

En medio de esta guerra económica cuyos resultados más graves no se miden en dólares o euros, sino en sufrimiento y muerte perfectamente evitables, la unidad entre la mayor parte del pueblo y el gobierno no se ha quebrantado.

Como sucedió en Cuba durante el periodo especial, la caída brutal de ingresos del Estado no ha tenido como consecuencia recorte alguno en el gasto social. Todos los mecanismos de protección social, especialmente en sanidad y educación se han reforzado. En medio de la guerra económica Venezuela ha continuado facilitando a todos sus estudiantes de uniforme, libros y comedor escolar gratuito, mientras en Colorado (EE.UU.) se despedía a una responsable de comedor escolar por facilitar comida gratis a niños hambrientos2. El Sistema Nacional de Salud, desde la atención primaria hasta el nivel más alto de especialización hospitalaria, cubre a toda la población. Desde 2011 a 2018 se han construido y entregado 3 millones de nuevas viviendas, incluyendo equipamientos sociales y urbanísticos. El objetivo es reurbanizar el 40% del país en 5 años, lo que incluye actuaciones integrales sobre el habitat, el empleo localizado y el conjunto de las condiciones de vida.

A todo ello se añade la consideración de la cultura como asunto estructural, por lo que se prioriza descolonizar la sociedad venezolana.

Frente al desabastecimiento alimentario provocado por la guerra económica, los seis millones de venezolanos y venezolanas con más dificultades reciben cada 21 días su bandeja de comida en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción3. Sin ocultar la escasez de determinados medicamentos, muchas veces dramática, como los antihipertensivos, inmunosupresores, cierto tipo de antibióticos, antiretrovirales, etc, para asegurar la máxima eficacia en la distribución, se ha puesto en marcha un programa de entrega a domicilio – 0800 SALUDYA – de los fármacos prescritos de forma totalmente gratuita.

Y es aquí donde se desvelan las razones de la manipulación informativa sobre los pueblos de Europa, los de países ricos donde, mientras banqueros y empresarios aumentan de forma insultante sus beneficios: las condiciones de vida de la clase obrera se hunden: la sanidad y la educación públicas se privatizan y deterioran, cientos de miles de familias son expulsadas de sus casas por no poder pagar a esos mismos banqueros rescatados con cientos de miles de millones de euros de dinero público, el 30% de los pensionistas no retira de la farmacia los medicamentos prescritos desde que se introdujo el copago, el hambre, la falta de luz y de agua se extiende por los barrios obreros y los suicidios se disparan.

El petro y el camino para romper la dependencia.

En palabras del Vice-Presidente de Planificación Ricardo Menéndez, lo que está en juego en Venezuela no es la gestión de un Gobierno, es el conflicto histórico de lucha de clases. Es la confrontación, no contra una burguesía industrial, sino frente a una oligarquía terrateniente que se apropió en la década de los 40 de la renta petrolera y desarrolló las redes de comercialización y distribución de productos. De ahí su poderío para colapsar el abastecimiento del pueblo y su disposición a entregar el territorio nacional a cambio de las migajas que les deje el imperialismo.

Por ello el Gobierno Bolivariano no tiene más opción que asumir que está ante un enfrentamiento total, una guerra a muerte con el imperialismo y sus secuaces locales, semejante a la que vivió la URSS en 1918 o a la Guerra Civil española de 1936. Y de esa guerra total sólo se puede salir victorioso asumiendo la construcción del socialismo – que significa inevitablemente la propiedad social de los medios de producción y los recursos naturales – y rompiendo la dependencia económica.

La apuesta del Gobierno de Venezuela, tal y como expresó el Vice-Presidente Menéndez, es “romper con las venas abiertas de América Latina”. Para ello es imprescindible, desde la necesaria base material que pueda surgir de la socialización del sistema productivo, reordenar y diversificar el la economía priorizando la industria agroalimentaria, la producción de medicamentos y la industrialización en general, adoptar un nuevo patrón tecnológico y sustituir importaciones.

La creación del petro es tanto una respuesta a la falta angustiosa de moneda circulante, como sobre todo, a la ruptura de la dependencia frente al dólar. Una de las formas más eficaces que adopta el sabotaje es la salida masiva del país de bolívares. Muestra de ello es el vuelco de un camión en Paraguay con 30 toneladas de bolívares venezolanos4 o los 300.000 millones de bolívares, muy aptos para fabricar dólares falsos, que están en poder de las mafias internacionales dirigidas desde Colombia5.

El petro es una criptomoneda, moneda digital a la que se aplican medidas de seguridad de encriptamiento. Es un dinero bancario que se utiliza mediante tarjeta y cuya emisión estará respaldada por 100 millones de barriles de petróleo, que actuarán como aval. Cada petro equivale a un barril de petróleo.

Tal y como plantea Camilo Torres, Viceministro para el Desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación del Poder Popular el objetivo es romper el bloqueo financiero y detener el deterioro que sufre el bolívar por la escalada inflacionista inducida. Rusia, China e Irán, no sólo han expresado su respaldo al petro, sino que han manifestado su interés por emplear sus propios “petros” como instrumento para eliminar el dólar de sus transacciones económicas6.

El objetivo no es por tanto desplazar al bolívar, nombre de alto contenido político para la soberanía nacional. A finales de este mes de marzo se iniciará la venta pública de petros y la transformación de bolívares en petros y viceversa.

Y lo más importante de todo es que el petro puede ser el instrumento monetario apropiado para la relación monetaria con las 2000 Comunas que funcionan en Venezuela, de las que varios centenares cuentan ya con su propia moneda.

La Comuna venezolana, realidad de poder popular y embrión del socialismo.

El socialismo no nos va a caer del cielo, así como de la nada; o lo hacemos o no lo hacemos. Y hay que hacerlo, sobre todo, desde abajo, desde los municipios, desde las esquinas, desde los campos, desde cada milímetro del territorio, hay que construir el socialismo. Y para construirlo hay que saber qué es lo que estamos construyendo, y hay que estudiar mucho. Y hay que utilizar la ciencia, la ciencia. No hace falta ser un científico de esos que fabrican cohetes para ir a la luna; no, no, la ciencia popular, la lógica, el buen sentido, el sentido social; la conciencia del deber social, de que antes que nosotros está la sociedad (…) Tenemos que crear unidades productivas socialistas, la propiedad social, acabar bueno con ese modelo excluyente del capitalismo y eso requiere mucho pensar, mucho planificar y mucho hacer…7

Estas palabras pronunciadas por Hugo Chávez en 2009 no cayeron en saco roto, no fueron palabrería vacía.

En 2009 se aprobó la Ley Orgánica de Comunas impulsada por Chávez. En el Consejo de Ministros del 20 de octubre de 2012, pocos meses antes de su muerte y en lo que pareciera un testamento, Chávez le dijo a Maduro: “Nicolás, te encomiendo ésto como te encomendaría mi vida: las Comunas”.

En mi reciente visita a Venezuela tuve la oportunidad de visitar una de las Comunas más emblemáticas “El Panal 2021”, en el municipio “Libertador” de Caracas y en la parroquia más famosa por la combatividad de su pueblo la “23 de enero”.


Nada más entrar nos detuvimos ante el banco de la Comuna, el BanPanal. El compañero que nos acompañó, Jefferson González, conocido como “el Cucaracho”, nos dio una lección de economía política. “Muchas Comunas han querido crear un banco porque no hay bolívares y querían resolver el problema de la moneda – nos explicaba – no sabían sin saber que antes de montar un banco hay que producir. Lo primero fue la panadería, después llegó la producción de arroz y muchos otros alimentos, la cría de peces, la empresa comunal textil, etc “.

En la empresa textil “las abejitas del panal”, cuando se les ofrece a quienes allí trabajan un precio por sus productos, responden: “el precio del producto lo ponemos nosotros en asamblea”, “nosotros no somos mano de obra de nadie. Somos una fuerza productiva”.


La moneda de esta Comuna, el Panal, respalda la producción local y en ella se hacen todos los intercambios en su interior. La cosecha recolectada es comprada por la Empresa Empaquetadora de Granos y Azúcar El Panal 2021 (medio de producción social de la Comuna) directamente a quienes producen, sin intermediarios. Esta empresa empaqueta la producción y la distribuye a través de la Red de Abastecimiento de ésta y otras comunas, junto a otros alimentos como azúcar, lechuga, café, queso, huevos, verduras, pollo, pescados y otros, cumpliendo así el ciclo productivo que garantiza la distribución de alimentos8. El objetivo no es obtener beneficios, el centro no es el mercado, es el abastecimiento de la población.

Quienes venden empanadas, helados y cualquier tipo de mercancías, cambian cada día sus panales a bolívares, a un cambio establecido de un panal por 5.000 bolívares. Allí no hay ningún otro banco, y tras más de dos años de funcionamientos, estiman que ahora un panal vale ya 7.000 bolívares.

El banco se ha convertido en un instrumento de planificación y los excedentes se dedican a lo que decida la asamblea: deportes, cultura, educación, producción. La Comuna posee también radio y televisión propias.

“No queremos su ayuda humanitaria, la del imperialismo. Sabemos que si nos derrotan vendrán a acabar con todo, a matarnos a todos”, nos explicaba Cucaracho.

En cuanto a la seguridad de la Comuna, su pilar es el funcionamiento colectivo como “inteligencia social”. Las múltiples cámaras son preventivas y disuasivas. Tanto allí como en otras Comunas, reinaba antes el narco. Ahora han logrado erradicar la droga que carcome otros barrios, en los que la policía no ha logrado nada. El método: la comunidad se hace dueña de los espacios. Donde antes se traficaba, ahora hay canchas de baloncesto, de fútbol, de voleibol.


El compañero Cucaracho nos explicaba, socarrón: si vemos a uno que anda por ahí trapicheando le preguntamos, y cuando responde “estoy vendiendo marihuana”, le decimos “pues vete por ahí a dar una marivuelta”.

El secreto de todo es la participación en las tareas de la Comuna, cada cual en su fuerte: el deporte, la música, la agricultura, la educación, la sanidad. En cuanto a la educación, nos explicó, actuamos a partir de que el centro de todo el proceso no es sólo la escuela, sino también la casa y la sociedad. Nos fijamos en Paulo Freire, tratando al alumno como sujeto pensante. La educación se hace “de sujeto a sujeto”.

Un hecho que da cuenta de la importantísima incorporación de las mujeres es su masiva presencia en los órganos de dirección de las Comunas. El 60% de los Consejos Comunales están dirigidos por mujeres, así como el 80% de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción.

Todo se decide en la Asamblea Patriótica de la Comuna. Las personas responsables de cada unidad son elegidas y revocadas por ella, y rinden cuentas una vez al mes, y “si hay algo que cambiar, se cambia”.

Hay integrantes de la Comuna que fueron altos cargos en ministerios o en ayuntamientos, todos siguen viviendo en el barrio. Para las Comunas, si un líder no está cerca del pueblo, ejerce una dirección “aérea”. Quienes lideran surgen del seno. A veces se alzan un poquito para mirar y después vuelven a él. Los cuadros, nos dijo, entran en el Estado para desempeñar tareas de dirección y después vuelven al pueblo. “Si una Revolución se burocratiza, ya no es Revolución”.

Robert Langa, líder político y moral de la Comuna, dirigente de la organización Alexis Vive9, nos cuenta como se fijaron en la experiencia yugoslava y la de los koljoses en la URSS para colocar la producción al lado de la distribución y cambiar la P de populismo por la P de producción. Hay que insurreccionarse desde la producción, nunca más ser dependientes.

La Comuna también se ocupa de la defensa general. En 2011 la Fundación Alexis Vive realizó un simulacro de toma de Caracas con cohetes de fuegos artificiales en conmemoración de la masacre del 27 de febrero de 198910 . El video del cohetazo puede verse aquí11.

No queremos desprendernos de “estar abajo”, explicó. No queremos que nos protejan sino que nos transfieran poder. No queremos reconocimiento sino asumir espacios de decisión.

Su escenario, su teatro de operaciones, como decía Robert, no es sólo Venezuela. Promueven “las Fuerzas Populares del Sur” como expresión de la unidad de los pueblos latinoamericanos.

Las Comunas lo tienen muy claro: somos los tierruos, los hediondos, los de la patá en el suelo.

Son sin duda el corazón del proceso Bolivariano y la parte más avanzada en el interior de la lucha de clases que, inevitablemente, la atraviesa.

Al despedirnos de la Comuna El Panal nos dijeron: en la Comuna usamos la palabra camarada. Camarada es amor, compañerismo, alegría, solidaridad… Si a mí me preguntaran ¿quién es Chávez?. Yo diría: un camarada.

Resistir para vencer

En medio del sabotaje y de la guerra económica y mediática orquestada por el imperialismo euro-estadounidense, la Venezuela Bolivariana tiene bazas importantes para vencer:

  • A diferencia de la Unidad Popular chilena, las fuerzas armadas constituyen uno de los principales bastiones de la resistencia anti-imperialista y de la defensa de su Revolución.

  • La resistencia del pueblo y sus formas organizativas de construcción de poder popular, incluida la de auto-defensa, tienen un elevado grado de conciencia y determinación.

  • La resistencia del pueblo venezolano ha crecido aprendiendo de la más heroica experiencia de conciencia anti-imperialista, la del pueblo cubano defendiendo su Revolución.

Además Venezuela no está sola y no sólo por el importante apoyo que le brindan países como Rusia, China e Irán, o el Alba, o Mercosur. Si EE.UU. no se ha atrevido a lanzar una intervención militar abierta es porque teme que el conjunto de América Latina se convierta en un polvorín. En países aliados como Argentina, Chile, Perú, Colombia, Ecuador, Guatemala u Honduras, éstos últimos objeto de recientes golpes de Estado auspiciados por los USA, se prevén estallidos sociales a corto plazo como consecuencia de la implementación de políticas de ajuste contra las clases populares y que podrían desbordarse en el caso de una agresión abierta contra Venezuela.

Quienes vivimos en el vientre de las bestias imperialistas tenemos la enorme responsabilidad de luchar para impedir que los gobiernos que actúan en nuestro nombre ahoguen con sus manos criminales a un pueblo decidido a romper las cadenas, conquistar su soberanía y escribir su propia historia. Ésa es nuestra responsabilidad, porque como afirma el Frente Antiimperialista Internacionalista, recientemente constituido en el Estado español: Estamos en guerra, aunque los frentes de batalla estén fuera de nuestras fronteras12.

Marzo de 2018

3Cada bandeja de comida, a un precio de menos de 0,5 dólares incluye: 2 Kg de lentejas, 3 de arroz, 2 de harina de maíz, 2 de leche en polvo, 3 de pasta larga, 1 frijoles negro, 1 de azúcar, 1 bote de salsa de tomate, 1 bote mayonesa, 5 latas de atún en conserva y 2 litros de aceite. También existe, al mismo precio, una bandeja con productos de limpieza e higiene personal.

6 “El advenimiento de las criptomonedas representa, por lo tanto, un nuevo catalizador para los países productores de productos básicos que desean abandonar el dólar como medio de pago del petróleo”. dijo Stephen Brennock, analista petrolero de PVM Oil Associates, en una nota de investigación vista por CNBC. https://kenzocaspi.wordpress.com/2017/12/11/rusia-puede-recurrir-a-la-criptomoneda-respaldada-por-petroleo-para-desafiar-las-sanciones-y-el-petrodolar/.

9El dirigente comunal Alexis González fue asesinado por la Policía Metropolitana en el transcurso del Golpe de estado contra Chávez en abril de 2002. Sus camaradas juraron que por cada muerto habría una Comuna. Han sobrepasado con creces su juramento.

10El 27 de febrero de 1989 los pobladores bajaron de los cerros que rodean Caracas para protestar contra un paquete de medidas contra el pueblo impuesto por el gobierno de Carlos Andrés Pérez. La represión fue feroz. Miles de muertos cayeron bajo el fuego de 4 millones de balas disparadas. Estos hechos decidieron a Hugo Chávez a intervenir.

Un comentario en “Y el genio escapó de la botella…. Una visión de la Revolución Bolivariana de Venezuela en marzo de 2018.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.