La guerra no ha desaparecido para nadie

La guerra no ha desaparecido para nadie

Denis Grigoriuk. Slavyangrad, 25 de junio de 2017.

Brillantes amapolas rojas. Parecen fuera de lugar. Pero en realidad son la representación de la sangre derramada. Puntos rojos esparcidos en el campo verde del pueblo destrozado. Inmediatamente detrás de las flores se encuentra un edificio destruido cubierto de agujeros en las paredes y las puertas. Los huecos vacíos de las ventanas, a modo de ojos, miran directamente al alma. En el aire queda una pregunta silenciada: ¿para qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s