LA NUEVA GUILLOTINA A PROPOSITO DE CRIMINALIZAR EL DERECHO DE VIVIR

Julio César Vásquez*

La estepa burguesa en su crisis, arde en delirio, borrachera, poder y hegemonía, sin olvidar su historia, lentamente y con la astucia de sus años ha paralizado toda una ola revolucionaria que ha renunciado al poder y depuesto su papel de oposición de clase, seducida por las “bondades democráticas – burguesas” ha entregado el proyecto de transformación revolucionaria, por una lágrima.

Por otro lado, el reformismo de izquierda desde su aparición como Frente Amplio no ha hecho más que asumir una actitud Sanchopancesca ante la derecha lacaya para sostener sin atisbo de vergüenza, un sistema podrido y perforado por la corrupción. En su perruno papel, ha hecho de la complicidad, su divisa y del silencio, el precio de su pervivencia política.

Triste papel de una experiencia que nació en los cementerios del sistema.

En los últimos tiempos, este perverso sistema ha venido impulsado una campaña macartista contra luchadores del campo social, ex guerrilleros (as) y revolucionarios; su estrategia del terror y su temporal victoria, los animó a crear leyes que sepultan el derecho a una vida digna, que violan el derecho al trabajo y sin medias tintas ha criminalizando el derecho de resistencia, el mismo derecho que dio nacimiento a la Revolución Francesa, y permitió su existencia cómo clase y asaltar con la fuerza de la violencia el poder político y económico, allí donde la tragedia humana los aceptó.

Los ayer destructores de un orden que no les permitía su desarrollo y expansión, se alzan hoy, convertidas en la Némesis de un orden sin moral y sin posibilidad histórica de ser un sistema para la humanidad. Ausentes de argumentos, sumidos en la vacuidad encontraron en Nancy la Madrid el titular perfecto para generar una cortina de humo que les permitió al amparo del silencio cómplice: realizar compras insulsas, subir impuestos, enterrar el tema Fujimori, callar el destape Odebrecht y presentar como la cara ética de su especie, a Martin Vizcarra si, el mismo que recibió cómo premio a los negociados PPK en la cuestión Chincheros, la legación peruana en Canadá.

Con este enroque político, la derecha pone en jaque al armazón de la oposición parlamentaria y, desnuda la capacidad de respuesta de los sectores movilizados, demostrando que a pesar de la crisis que la aqueja, controla la confrontación clasista.

En las redes temerosos de una vía política histórica, como los socialistas utópicos, la izquierda y los progres, gruñen, vociferan, en solidaridad con Nancy, esgrimen respeto a los derechos consignados en la Constitución Fujimorista, y aceptan que luchar es un delito cuando dicen que “cumplió su pena”, callan que la cuestión Nancy, no es una cuestión del derecho al trabajo, no es la cuestión de una “ex terrorista” cómo estúpidamente lo señala el terrorismo mediático, la cuestión Nancy es el pretexto para la supervivencia de una clase parasitaria y corrupta, es el telón perfecto de la coyuntura para renegociar la cuota de poder entre oficialismo, partidos sistémicos y las sabinas del Frente Amplio.

La vieja corporación derechista se aferra al poder, mientras agita la antigua guillotina que junto a Robespierre, les otorgó el poder.

Consideramos que es hora de romper el velo cómplice que nos hace hablar a hurtadillas cómo temiendo de que la verdad sea nombrada terrorista.

La cuestión Nancy, es el problema nodal de los revolucionarios, de los luchadores sociales y hasta de los progresistas de línea, ante la mar reaccionaria embravecida que se aferra a proteger sus intereses y activa su guerra psicosocial para emprender el camino de su terrorismo.

Lejos de retirarla del trabajo, su despido es un estigma y una cómplice aceptación de que los revolucionarios, los luchadores sociales y los que escriben la historia de los pueblos, no tiene derecho a la vida. 

El Comité de Ejecución de la Derecha Peruana, inaugurada e instalada en la década de los 90 por el CCD Fujimontesinista, se encuentra en emergencia de clase, ya que su existencia requiere del terror y la prepotencia, en esta tarea innoble el nuevo procurador del fascismo junto a las modernas geishas, ha hecho de sus garfios, la hoja del terror que junto a su maquinaria mediática marchan contra los hijos de Mariátegui.

Con Mariátegui y Amaru aprendimos que la rebeldía no es de coyunturas, es histórica porque es liberadora, es rebeldía constante cuyo motor ideológico, nos señala que la lucha por un mañana mejor, por un orden más justo, no es vacilación.

En este norte, el viejo topo cava sus galerías, la derecha vende patria ha impuesto su voluntad y señalado en su Orden de Día que solo el terror protegerá sus intereses.

Mientras los resignados atinan en su muro de lamentos a mascullar disculpas y suplicar de rodillas que fue una “equivocación” y es que prefieren callar que a lo largo de nuestra humana historia, el poder, la clase dominante no cambia puesto que ella, en sus procesos electorales, eligió ciegos para que ciegos obedeciesen. 

El Frente Amplio y los progres, no lo negamos, constituyen la catástrofe política de algunos sectores sin norte, en su intento por complacer al sistema, sucumbieron por su ambición.

Dolorosa tragedia para Nancy, que camino con una izquierda que no es izquierda y buscó en manos arteras, las exigencias de una solidaridad que no llegó puesto que no se plasmó en lucha, en acciones de defensa, mas, sólo atinó a entregar limosnas y, no es que se equivocaron o no sabían de su caminar revolucionario, era que esta izquierda de cálculo y manipulación lo necesitaba cómo vitrina para simular ser revolucionaria y parchar su descrédito ante las masas luego de su matrimonio con el PPkausita, era entonces, el cálculo grotesco, del oportunismo criollo y ramplón.

Nancy ha confirmado que el fascismo peruano viene consolidando en el Perú, el Nuremberg para los revolucionarios, con posibilidad de expansión a Venezuela y Bolivia.

No olvidemos que el conservadurismo colonial peruano agazapado en su democracia, ha hecho del miedo y la prepotencia la hoja de ruta de su existencia y permanencia en el poder.

Es hora de despojarnos de las monsergas derechistas y silencios cómplices, despertar del letargo embrutecedor para comprender que nada podemos esperar de ésa falsa izquierda, recordemos que la ingenuidad de unos y las pendejadas de otros llevó a la parte más consciente del pueblo a creer que la línea oportunista y ambiciosa de poder del F.A., los representaba, despertar para señalar que el FA y su ravinismo arropada de Revolucionarismo, se oculta en la protección del FUJIKEIKISMO para no debatir con los perros del amo imperial que la cuestión de NANCY y de los que insurgieron no es el problema, que Nancy junto a todos los luchadores sociales y revolucionarios del Perú, constituyen el efecto de una guerra interna que no concluye con el adiós a las armas. Y se constituyen con cada ataque de la derecha, la reserva moral de los peruanos.

NANCY es la cuestión de una guerra que no termina, la resultante de un sistema político que no define los términos de la confrontación armada, que no le importa las condiciones de un nuevo pacto social y, que en su angurria de poder, busca generar nuevos escenarios de confrontación. 

Es cierto como lo dicen algunos compañeros de manera superficial y metafórica, que hoy, son otros tiempos y que ha corrido mucha agua bajo el puente, en términos locales y regionales, pero olvidan que a pesar de que las olas se impulsan y mueven el bote, el lecho del río sigue siendo el mismo, así, el sistema político y el Estado Peruano en esencia, desde los albores de la República por ser un instrumento de dominación y terror, no cambia.

Ingenuo quien cree que las conclusiones de la CV sirvió para cambiar en algo las causas estructurales de una confrontación clasista que se agudizan con las injustas relaciones sociales existentes, o que ésta, llevó aunque sea un segundo político a reflexionar al Estado, ingenuo quien cree que la democracia burguesa es bondadosa y fue instaurada para generar un reino de bienestar, ingenuo quien cree que participar sin opciones de triunfar en los circos electorales es victoria popular y concesión del poderoso, ingenuo quien olvida el heroísmo del pueblo en su lucha por el pan y la justicia social, ingenuo quien cree que pedir “perdón” en la guillotina burguesa, será el pasaporte para una verdadera reconciliación nacional, ingenuo callar la mortalidad infantil, ingenuo cerrar los ojos al desempleo, ingenuo creer que el remate del país no merece una respuesta política del pueblo.

La historia demuestra que para el pueblo esta democracia, mientras el pueblo no la conquiste y apropie para sí, será una democracia de alcurnia, de apellidos y ladrones. La honestidad no sirve al imperio.

La cuestión de Nancy duela a quien le duela, debe ser vista desde la orilla de clase, desde la necesidad de asumir la lucha por la vida, por la humanidad, por la recuperación de derechos conculcados, por la reivindicación del derecho a ser con ojos del despojado, tomadas de la mano del que nada tiene, debe ser vista con la propuesta de una NUEVA CONSTITUCIÓN POLÍTICA, con la perspectiva de un NUEVO PERÚ, la cuestión NANCY debe ser asumida desde la propuesta de REFUNDAR ÉL PERÚ, entendida como necesidad histórica, a la CONSTITUCIÓN. Fujimorista nada debemos pedirla, salvo su archivo en el basurero de la historia.

Ni la derecha oligárquica, vende patria y traidora, ni el reformismo del FA harán algo por Nancy, ni mucho menos harán un mínimo de esfuerzo por la Patria que soñamos, porque ellos, como Rómulo y Remo vienen de una misma loba, el uno defendiendo al amo del norte y, el otro disputando a sus pares, el hueso que el lacayo lo arroja.

La cuestión de Nancy, es una tarea revolucionaria, no será obra de los pusilánimes ni de los oportunistas, allá todos ellos con su miedos y sus culpas, que cogen el discurso reaccionario de que luchar es un delito y que la cárcel, la mazmorra es el certificado que hace útil, funcional, viable al sistema, a su Estado y democracia. Allá ellos que creen que su democracia es milenaria, allá ellos, que creen que su PROSTIBULO llamado congreso, perdurará. 

Esta “mazamorra negra” cómo los llamó, el dictador Fujimori, tienen derecho a pelear por el poder, pero no tienen derecho a DESTRUIR el Perú. 

Tenemos paciencia los revolucionarios para reconstruir nuestras organizaciones sociales, a repensar el Poder Popular, a tejer una NUEVA CONSTITUCIÓN que ponga término a la expoliación, al despilfarro y la corrupción. 

Cuando vemos como se constriñe al pueblo y que nuestro derecho a vivir está siendo criminalizada, es preciso volver a nuestras raíces, volver a las montañas en busca del viento huracanado, volver a las calles para agitar las piedras, volver a las aldeas, comunidades y ciudades para organizar y movilizar al Perú de indios, cholos y mestizos para gritar que aún tenemos Patria.

En esta lucha por el rescate de la Patria nos anima la tesis Martiana de que a todo enemigo poderoso es posible derrotarlo con ideas poderosas y esas ideas poderosas están en el Programa Liberador de Túpac Amaru, en la Teoría Revolucionaria Marxista – Leninista y en las Enseñanzas del inmortal Amauta Mariátegui.

Hoy cuando la nueva guillotina amenaza el campo revolucionario es preciso tensar lo aprendido para señalar que “se pelea mientras hay porqué…mientras la justicia no esté conseguida, se pelea puesto que la igualdad plena del derecho es la revolución”
Dejemos nuestros miedos y tomemos el cielo por asalto,
“QUÉ LA REVOLUCION Y ÉL SOCIALISMO, LA PATRIA GRANDE TOMEN NUESTRAS CABEZAS, NUESTRAS VIDAS, A ELLOS LE OFRECEMOS, PERO JAMÁS A. NUESTROS VERDUGOS Y ASESINOS”


*Julio César Vásquez: militante revolucionario peruano, es refugiado político en Bolivia, autor del libro DOCTRINA DE LA RESISTENCIA POPULAR y asesor del Sub Consejo Tsimane’ Regional – La Paz, organización de los indígenas Tsimane’s, comprometido con el socialismo y la Patria Grande, se declara un revolucionario duro y puro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.