El ente israelí del apartheid desde la NAKBA,1948, con prisioneros y prisioneras de Palestina.

Ramón Pedregal Casanova*

Desde el ventanuco de mi pequeñá celda / veo unos árboles que me sonríen / y unas azoteas que mi gente llena, / y unas ventanas que lloran y rezan / por mí. / Desde el ventanuco de mi pequeña celda / veo tu inmensa celda”.

Título: Fin de la disputa con un carcelero. Del poeta palestino Samih al-Qásim.

Por eso otra vez hoy la causa te aparece / Como en aquellos días: / Noble y tan digna de luchar por ella. / Y su fe, la fe aquella, él la ha mantenido / A través de los años, la derrota, / Cuando todo parece traicionarla. / Mas esa fe, te dices, es lo que sólo importa. / Gracias, Compañero, gracias /Por el ejemplo. Gracias porque me dices / Que el hombre es noble. / Nada importa que tan pocos lo sean: / Uno, uno tan sólo basta / Como testigo irrefutable / De toda la nobleza humana”. Seguir leyendo El ente israelí del apartheid desde la NAKBA,1948, con prisioneros y prisioneras de Palestina.

“No nos dejen solos, como buena parte de la izquierda dejó solo a Allende”

“No nos dejen solos, como buena parte de la izquierda dejó solo a Allende”

Mateo Grille. Caras y caretas, 15 de mayo de 2017.

Entrevista con Elías Jaua, actual ministro de Educación de Venezuela. En el pasado fue vicepresidente de la nación y uno de los asesores más cercanos al expresidente Hugo Chávez. Hoy tiene por delante un desafío enorme: concretar la realización de una Asamblea Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro, con el fin de discutir y modificar la Constitución bolivariana para que garantice los derechos de las mayorías ante un escenario en disputa entre proyectos antagónicos.

Los ladrones del sentido común (como el poder forma nuestra opinión)

Los ladrones del sentido común (como el poder forma nuestra opinión)

Blog “La batalla cultural”, 14 de mayo de 2017.

Aquí traemos dos ejemplos históricos recientes de piezas musicales muy famosas para demostrar que, con mensajes más bien directos que subliminales, la entonces millonaria industria discográfica de los países capitalistas occidentales jugó activamente en la defensa de los intereses políticos de la época.