El sionismo mata de hambre (Ramón Pedregal Casanova)

Ramón Pedregal Casanova*

Hermanos míos / si no consigo decir correctamente / lo que quiero deciros / perdonádmelo, hermanos mios, / estoy como algo ebrio, se me va un poco la cabeza / -no es culpa del raki- / por el hambre, tal vez.” Del poema: “En el quinto día de la huelga de hambre”. Autor: Nazim Hikmet.

El último recurso de defensa que queda a la Palestina prisionera del ente israelí del apartheid, es la huelga de hambre. El sionismo mata, es la ideología más destructiva y despreciable, declarado así en la ONU en 1975 en la Resolución 3379: “el sionismo es una forma de racismo y de discriminación racial”. Esos mismos racistas harían que desapareciese en 1991, tal y como han hecho con otros acuerdos del organismo. Pero no se tiene duda de lo que es por lo que hace, por más que la empresa sionista quiera que no quede escrito: el sionismo es una forma de racismo y de discriminación racial. Constituido como una empresa colonial dedicada a la ocupación de Palestina, se vio favorecida por los acuerdos entre potencias al final de la Segunda Guerra Mundial, ignorando los derechos del pueblo palestino.

Sólo desde 1967 la violencia sionista ha llevado a las 22 cárceles que ha creado en Palestina a 800.000 palestinos y palestinas. Desde 1948, se cuentan 1.000.000. La limpieza étnica de la empresa del apartheid ha expulsado a campamentos de refugiados en los países de alrededor y exiliados en el resto del mundo, entre 6 y 7.000.000 de palestinos y palestinas. El problema es la ocupación colonial, contraria al Derecho Internacional de los pueblos, condenada mil veces por los mismos gobiernos que han sido colonialistas occidentales, y comerciada con el sionismo.

Hoy la Sociedad de Prisioneros Palestinos da la cifra de 7.000 prisioneros en cárceles israelíes, hombres, mujeres, niños y niñas. Destacan 650 en las celdas del racismo que permanecen sin acusación ni juicio; 438 niños y niñas; y 1.700 enfermos graves y sin atención médica. Sobre la desatención médica el sionismo carcelario tiene en su cuenta a 200 prisioneros muertos.

Desde el año 2.000 los sionistas han venido secuestrando a 700 niños y niñas por año, excepto en los años 2.015 y 2.016 en que han superado la cifra de los 2.100 niños y niñas prisioneros cada año.

El ente israelí del apartheid, la empresa que no se atiene a las Resoluciones de la ONU, ni a los acuerdos de Ginebra, ni a los mandatos de los Tribunales Internacionales, el que crea su propia ley al margen de todos los países, se encuentra ahora con la Resistencia de Palestina prisionera, con la denuncia más humana de su carácter antihumano. En las cárceles se ha levantado el Movimiento del Hambre, palestinos y palestinas de todas las ideologías se han unido como nunca en la exigencia de que sean respetados los Derechos Humanos, comunicación con el exterior, abogados, juicios justos, atención médica, libertad inmediata de los enfermos, cuidado de los niños y las niñas, …

Tened presente el hambre: recordad su pasado / turbio de capataces que pagaban en plomo. / Aquel jornal al precio de la sangre cobrado, / con yugos en el alma, con golpes en el lomo. / El hambre paseaba sus vacas exprimidas, / sus mujeres resecas, sus devoradas ubres, / sus ávidas quijadas, sus miserables vidas / frente a los comedores y los cuerpos salubres. / Los años de abundancia, la saciedad, la hartura, / eran sólo de aquellos que se llamaban amos. / Para que venga el pan justo a la dentadura / del hambre de los pobres aquí estoy, aquí estamos. / Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente, / los que entienden la vida por un botín sangriento:/ como los tiburones, voracidad y diente, / panteras deseosas de un mundo siempre hambriento. / …”

Del poema: “El hambre”. Autor: Miguel Hernández.

Y por haber reclamado los mínimos Derechos Humanos los carceleros israelíes han emprendido un nuevo castigo sobre los y las huelguistas, (hasta ahora se dan cifras de 1.700 y va aumentando el número, ayer se sumaron 60 más en una cárcel, 40 en otra, y hoy 25 en la prisión de Ramón). Están incomunicados, en el primer día les quitaron sus objetos personales y la ropa, en celdas de castigo, cambiándolos a prisiones lejanas, en viajes que buscan destruir su resistencia por las condiciones de debilidad en que se encuentran, sin luz en las celdas minúsculas y llenas de humedad e insectos, en jaulas al aire,…

Pasado el frío es el silencio, / Ese huraño silencio de la noche / que levanta su cresta de iguana negra. / Pero no duermo. En la ciudad / Hay varios compañeros declarados / En huelga de hambre. / …” Del poema: “Huelga de hambre”. Autor: Juan Bañuelos. (El poeta Juan Bañuelos falleció el pasado 30 de Marzo del año en que estamos, 2017).

Netanyahu, el representante del apartheid, en su desesperación por aplastar la Resistencia palestina, ha exigido a la Autoridad Palestina que deje de dar ayuda económica a las familias de los prisioneros y prisioneras, ayuda sin la que no podrían mantenerse. El sionismo quiere matar de hambre fuera de sus cárceles, y dentro de ellas ya lo intenta.

La población palestina se ha echado a las calles en defensa de sus héroes prisioneros. Madres, padres, hermanos y hermanas, y ciudadanos y ciudadanas en diversos países del mundo se han puesto en huelga de hambre para que la voz de los prisioneros, el grito reclamando Derechos Humanos, se haga oír. Hay concentraciones de solidaridad en las ciudades de los cinco continentes. En apoyo de los prisioneros de la dignidad también se hace necesario que la protesta mueva a los gobiernos, a los parlamentos, a las organizaciones de todo tipo. El ente del apartheid no puede ponerse por encima del Derecho de los pueblos, de lo contrario, si el Derecho Internacional no sirve, los pueblos estarán, estamos, bajo la amenaza de los renovados planes del racismo.

Hay una obligación política, ética, moral que nos atañe a todos y todas. Por eso la Resistencia de Palestina prisionera se nos convierte en símbolo de lo mejor de la Humanidad. El pueblo palestino vencerá.

… / Escribe en el comienzo de la primera página / que no aborrezco a nadie, / ni a nadie robo nada. / Mas, que si tengo hambre, / devoraré la carne de quien a mí me robe. / ¡Cuidado, pues! / ¡Cuidado con mi hambre, / y con mi ira!.” Del poema: “Carnet de identidad”. Autor: Mahmud Darwish.

Difunde, manifiéstate, súmate al BDS.


*Ramón Pedregal Casanova, autor de “Gaza 51 días”, y ”Palestina. Crónicas de vida y Resistencia” puedes bajártelos de internet. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales AMANE.

3 pensamientos en “El sionismo mata de hambre (Ramón Pedregal Casanova)”

  1. Apoyo al pueblo palestino, y a rodas las luchas, contra el “sionismo”, que mata, que roba, que es racista, y representa la peor parte de la naturaleza humana. El “sionismo”, esta haciendo mucho daño, al mundo arabe, y no favorece a los verdaderos judios de Dios, que estan lejos de estos ilegitimos representantes, del verdadero judaismo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s