Amnistía Internacional boicotea las Conversaciones de Paz en Siria (Comunicado del Foro contra la Guerra Imperialista y la OTAN)

Amnistía Internacional, con su calculado sentido de la oportunidad, acaba de lanzar su más reciente alegato en contra de la nación Siria: El matadero humano: Ahorcamientos masivos y exterminio en la prisión de Saydnaya. En el se denuncia la supuesta campaña de ahorcamientos colectivos y sistemáticos de opositores en esa cárcel.

La supuesta imparcialidad de sus informes, basados en informaciones no contrastadas y proporcionadas por algunos de los elementos más conspicuos de los agentes de los servicios secretos occidentales (Observatorio Sirio de Derechos Humanos y Cascos Blancos) ha sido reiteradamente denunciada por observadores independientes como funcional a la estrategia occidental de desmembramiento y destrucción de Siria (El papel de Amnistía Internacional en la guerra contra Siria)

Las reiteradas denuncias de utilización por las fuerzas sirias de barriles explosivos contra la población civil, de utilización de armas químicas o de la supuesta represión armada de las iniciales protestas pacíficas (Daraa, el origen censurado de la guerra terrorista contra Siria) han quedado una y otra vez desacreditadas como falsas, al igual que fueron falsas sus acusaciones sobre la matanza de bebés en Irak antes de la invasión del 2004 o las masacres de manifestantes pacíficos en Libia, en el 2011.

Ello no impide a AI volver sobre lo andado y tratar de añadir ahora nuevos infundios sobre el supuesto carácter criminal del gobierno de Bachar al Assad. Como en otras ocasiones, se pone al servicio de las campañas de propaganda occidental interviniendo en los conflictos a favor de las potencias hegemónicas. En el colmo de la hipocresía, hace uso de la amenaza yihadista para justificar su deber de intervenir abiertamente en defensa de la población civil.

Esto, al parecer, no supone ningún problema para la mentalidad inquisitorial de AI, que jamás dedicó un minuto a denunciar la más grave campaña de destrucción y exterminio diseñada por los poderes imperiales desde sus despachos de Washington, Londres, París o Bruselas, inhibiéndose ante el mayor crimen de guerra existente, que es el propio desencadenamiento de la guerra.

Justamente cuando se atisban ciertas posibilidades de acercarnos al fin del conflicto, a punto de iniciarse las conversaciones intersirias de paz en Ginebra, aparece AI con su informe en el que concluye que hay que exigir responsabilidades a Bachar al Assad por sus crímenes. En otras palabras y posicionándose una vez más con los poderes imperiales, AI recupera la cantinela de que Assad es el problema, en un intento de desbaratar los esfuerzos de paz. Los informes de AI carecen de la credibilidad y el rigor necesarios como para servir de base a ningún proceso de defensa de Derechos Humanos. Sin embargo, los medios de comunicación occidentales reproducen dichos informes sin verificar ni contrastar y los incorporan a la guerra mediática contra Siria.

AI boicotea las conversaciones de paz y se alinea así en el partido de la guerra, empeñados como están en que no se alcance una solución negociada del conflicto y en que éste se cronifique, como ya ha sucedido en Afganistán, Irak y Libia, lo que produce muchos más réditos a la geoestrategia de dominación del imperio en decadencia.

Madrid, 8 de febrero de 2017.

(Versión pdf)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s