LAS GUERRAS SUCIAS EN AMERICA LATINA

Ilka Oliva Corado

Las establecieron los Estados Unidos y la oligarquía Latino-Americana simultáneamente a la “Operación Cóndor” que originó una serie de dictaduras sangrientas que reprimieron a la población civil; un hecho del que el continente nunca se recuperará completamente. Puesto que esas guerras sucias no son manuales codificados archivados ya en las hemerotecas o en sótanos gubernamentales ,están todavía vigentes, renovados de acuerdo a la tecnología y las necesidades del momento. El planteamiento es el mismo, el objetivo es el mismo: desestabilizar los gobiernos post-neoliberales que han logrado el florecimiento de sus naciones estimulando transformaciones sociales y económicas en beneficio de las mayorías. En los últimos decenios la razón de su existencia era cercenar el socialismo y comunismo desde sus mismas raíces.

Podemos afirmar que el motor principal de estas guerras son los medios de comunicación que continuamente manipulan las mentes de la gente. Estos medios se han arrogado un papel importante junto con las redes sociales, convirtiéndose en la pólvora que explota y origina una multitud alienada que repite sistemáticamente lo que no es capaz de articular y cuestionar por su propia iniciativa.

Bajo la tormenta de la esencia misma de la “Operación Cóndor” que extendió sus raíces por todo el continente, han emergido gobiernos post-neoliberales y progresistas, gobiernos que han sufrido toda clase de calumnias y golpes blandos. No es nuevo que tales gobiernos sean desacreditados; han experimentado esto desde el comienzo mismo. El panorama del continente en los últimos meses nos muestra los miles de dólares que USA, y la oligarquía empresarial mundial han invertido en la desestabilización de estos gobiernos.

En este sentido, un hecho destacable es el intento de golpe blando contra Cristina Fernández de Kirchner, la anterior presidenta de Argentina con el caso Nisman en el que los medios de comunicación neoliberales jugaron un papel importante utilizando casi todo clase de artificios para derrocar a la Presidenta. También consiguieron, sin mucho esfuerzo que las masas desinformadas difundieran la información tendenciosa que está sobre todo en las redes sociales.

Los que estaban orquestando la guerra sucia, mediante las redes sociales, recurrieron a las masas que dócilmente y sin cuestionárselo salieron a las calles exigiendo la renuncia de la que ha engrandecido enormemente la nación argentina. Estas masas, desde luego eran de la clase media.

Estas mismas masas votaron a Macri, que ganó con el mínimo número de votos de diferencia. La guerra sucia comenzó en Argentina, y el país ha empezado a tambalearse. Millones y millones de dólares se desvanecen diariamente de las arcas del Estado. La represión contra las manifestaciones populares ha empezado. Los manuales de Contra-insurgencia (1979) especifican claramente que las huelgas, movimientos populares, sindicales y organizaciones estudiantiles deben de reprimirse. Eso es lo que Macri está haciendo con la resistencia argentina que defiende los logros de gobiernos progresistas. Es claramente una guerra sucia al estilo de terrorismo de Estado.

En Venezuela, la víspera de las elecciones parlamentarias, Estados Unidos, a través de la DEA y de los medios de comunicación afines lanzó una bomba de relojería contra Maduro que explotó a tiempo y tuvo como resultado una mayoría de la derecha en el Parlamento.

Las guerras sucias son bombas de relojería, movimientos milimétricos bien estudiados en tiempo y forma. Si la población no está informada, si no tiene memoria histórica además de dignidad, los resultados son devastadores. Esas masas desinformadas son fáciles de manipular y a causa de su falta de sentido común y criterios auto construidos son marionetas, parte de esa estructura que partiendo de la base de un sistema colonial apuñala a su propio pueblo.

En Brasil, también la víspera de las elecciones de Venezuela, de nuevo otra granada fue lanzada contra Dilma. La acusación tuvo alcance mundial en la derecha internacional; fue acusada de corrupción y Brasil se conmocionó. Los Estados Unidos estaban ya saboreando su triunfo, estaban ya pensando en poseer Petrobras, destrozar completamente la Amazonia, exterminar los niños de las “favelas” (barrios populares de Brasil); la misma gente que están recibiendo, de Lula primero y ahora de Dilma Roussef, un sistema de salud de ensueño, como nunca habían tenido en Brasil, gracias a Cuba y al programa “Mas Médicos”. Así que, querían procesarla y llevar a cabo un golpe de estado previsto a largo plazo para restaurar el neoliberalismo en la región. No es la primera vez que Dilma atraviesa esta situación, y no será la última. Las guerras sucias son el ataque constante a gobiernos progresistas, a la dignidad y belleza de un continente que ha estado resistiendo durante más de quinientos años.

En este momento, USA no se está gastando poco dinero en propaganda contra Evo, el referéndum fue una nueva oportunidad para que Bolivia permanezca en la senda de la reconstrucción con el primer presidente indígena de la historia del continente. * (Debemos señalar que los resultados del referéndum no fueron favorables a Evo Morales). ¿Qué clase media, u oligarquía o potencia mundial empresarial desea un indígena (humano, inteligente, con arrestos durante su vida) como presidente? se deben de preguntar los Estados Unidos, ya que en este país, la voz de los nativos está silenciada.

En America Latina, los gobiernos de tipo neoliberal también reprimen a la población indígena, como en Guatemala, donde, como consecuencia de la devastación territorial y de la tierra del llamado “Plan de Operaciones Sofia”, fueron exterminados casi completamente.

El “NO” del referéndum de Bolivia beneficia a las dos oligarquías, la nacional y la internacional. Beneficia a USA con su Operación Cóndor y su constantemente renovada guerra sucia. El “NO” de Bolivia es un paso hacia el fin del progreso en America Latina. Es un retroceso, significa ponerse de rodillas de nuevo sufriendo explotación, opresión y saqueo. Mientras, que por otro lado, la permanencia y continuidad de Evo en el gobierno representaba el valor añadido de un continente que lucha por ganar dignidad e independencia frente a cualquier despotismo.

La guerra económica a la que Venezuela está enfrentándose actualmente es también parte de la guerra sucia. La Operación Cóndor y todas esas medidas infames tienen un sin número de variables que pueden camuflarse perfectamente. Debemos tomar conciencia, ser capaces de dudar, no creer completamente todo lo que dicen los medios de información. Seamos cautelosos ante el periodismo manipulador que solo busca beneficio a través de la desinformación. La información es manipulable, los objetivos y las razones verdaderas pueden ocultarse. Los mercados de comunicación son fieles a la oligarquía, la oligarquía misma es leal a las políticas internacionales de USA porque ambas sacan provecho de la opresión contra la gente y su MadreTierra (la llamada Pachamama, sobre todo en América del Sur).

Hay que entender que los acontecimientos que están teniendo lugar en América del Sur no son resultado del cansancio de la gente hacia gobiernos de progreso. Tales gobiernos no fallan a su integridad. El resultado se produce a causa del extraordinario trabajo detrás de las guerras sucias en las mentes de la clase media de América Latina, el resultado es al mismo tiempo, la vergüenza de los estudiantes graduados recientemente que no son capaces de cuestionar, discernir o dudar. Es la indolencia de una parte de la sociedad que desecha a la población nativa (indígenas). Es el resultado de un nivel de educación superior que, desde un punto de vista colonialista, utiliza y extermina cualquier pensamiento individual. Es la falta de integridad, de conciencia y de humanidad de la clase media Latino Americana que se adapta fácilmente a cualquier cambio. Es el resultado de la comodidad.

En la vida, un ser humano no puede ser imparcial hacia la injusticia, él o ella deben asumir una posición, deben implicarse, su existencia debe ser una cuestión de arte, un arte político para la liberación del pueblo, de lo contrario, las guerras sucias continuarán y las invasiones serán tristemente patrimonio vergonzoso que legaremos a las generaciones venideras.

Publicado originalmente, en inglés, en Investig’Action, 11 de marzo de 2016: http://www.investigaction.net/The-dirty-wars-of-Latin-America.html?lang=es

(Traducido para el Foro Contra la Guera Imperilaista y la OTAN por Nuria Blanco de Andrés)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .